Contactar
Logotipo de TwitterLogotipo de Facebook

Presentación

“Sé Mundarrio” es el lema de la campaña de sensibilización e incidencia política a favor de las políticas de cooperación internacional y solidaridad, que nace en el proceso del Programa de Educación para el Desarrollo “Imágenes del Sur”.

“Mundarrio” es la fusión de las palabras mundo y barrio. Sabemos que no existe, no está en la RAE, pero suena bien. Este vocablo brota del compromiso, solidaridad y activismo, unos significados que quieren trasladarse a la sociedad para caminar hacia la transformación social.

Para ampliar la información sobre la Ayuda Oficial al Desarrollo, os invitamos a ver el documental "20 años del 0,7%. Un pulso colectivo por la solidaridad internacional en Andalucía", así como a consultar los paneles de una exposición didáctica sobre la misma materia, elaborada por la Coordinadora Andaluza de ONGD: http://imagenesdelsur.cicbata.org/?q=node/829

Esta campaña tiene una pata fundamental en la comunicación, entendida como participación y diálogo (y escucha) Por eso, nuestro espíritu es hacer partícipe de “Mundarrio” a la gente de a pie, personas anónimas de nuestros barrios, que día a día nos encontramos y compartimos parte de nuestras vidas.

Os pedimos colaboración (mensajes de apoyo, fotografías, vídeos o cualquier muestra de solidaridad). Esta colaboración “simbólica” es fundamental para construir una ciudadanía que apoya unas políticas a favor del cumplimiento de los derechos humanos fundamentales y sobre todo para difundir los actos y actitudes solidarias de las personas. Estos valores solidarios son imprescindibles para construir un mundo más humano, sostenible y equitativo.

Durante estos últimos tres años del proceso del Programa Imágenes del Sur, se ha ido forjando la red de jóvenes comunicadores de Imágenes del Sur, un grupo de chicos y chicas enlazados en la formación sobre el audiovisual, desde una mirada crítica, local y global. En la actualidad, este grupo está motivado para seguir construyendo, en sus municipios, barrios y ámbitos sociales, ciudadanía comprometida, activa y solidaria en relación a los problemas globales del desarrollo y por medio del audiovisual. Vivimos en la sociedad de la información y la comunicación, donde la imagen lo es casi todo. Por eso, apostamos por el audiovisual como herramienta aliada para la transformación social.

Tras la fase de cursos, talleres, jornadas técnicas, de reflexión, de creación audiovisual y de intercambio, llega una campaña ideada de manera participativa con esta red de comunicadores, a quienes les gusta llamarse “mundarrios” y quienes nos invitan a ser “mundarrios”.
 

¿Qué significa ser “mundarrio”?

“Compenetrarse con las necesidades de las personas de diferentes lugares”.

“El mundo se construye entre todas. La interrelación que se da en el barrio no tiene que ser diferente a la que se da con otras partes del mundo. Globales y cotidianas, locales y solidarias."

“Interconectados”.

“Ciudadano de un mundo unido y sin fronteras”.

“Soy mundarrio del barrio, del pueblo, de la ciudad, de la comunidad, del país, del continente, del mundo”.

“Haz del mundo nuestro barrio, tú pones las fronteras”.

“Seamos vecinos del mundo, es nuestro barrio”.

“Yo, tú, nosotros, ellos. Juntos somos barrio, construimos mundo”.

“Adoptar la concepción de que el mundo es como un barrio, al cual todos pertenecemos y hace aflorar nuestras similitudes y sentimiento de unidad en lugar de nuestras diferencias”.

“Nuestro barrio es el mundo”.

“El mundo es nuestro barrio”.

“Estamos conectados por nuestro barrio y nuestro barrio es el mundo. Un barrio que es nuestro mundo”.

“Entender el mundo como un todo del que sentirnos orgullosos: Un todo solidario, cooperativo e interdependiente”.

“Reforzar nuestra identidad como personas no como ciudadanos de un lugar determinado”.

“Identificarse con el mundo”.

“Compartir el mundo”.

“Vivir las diferencias”.

“Disfrutar la equidad”.

“Unir realidades”.

“Implicación”.

“Ir más allá de las fronteras impuestas, relacionarnos sin barreras”.

“Mundarrio puede significar una actitud de vida. Ser crítico y consciente de los problemas globales del mundo desde mi acción cotidiana”.